La situación de los directivos de la educación en el Ecuador

En la educación moderna existe un aforismo que dice que “Toda buena escuela está administrada por un buen director” esta máxima parecería que se cumple de manera total en los centros educativos ecuatorianos, como lo aseguran varias de las últimas investigaciones realizadas en los diferentes países latinoamericanos, entre ellos el Ecuador.

Efectivamente el director de un centro educativo es una persona que debe cumplir múltiples responsabilidades en la organización y funcionamiento de los planteles escolares, tanto en la ejecución de los diferentes procesos pedagógicos, como en el desarrollo administrativo y en la relación con la comunidad, en la que se incluyen padres de familia, organismos privados, entes gubernamentales y las instituciones de la sociedad civil.

El directivo institucional de la educación es la persona que representa a la entidad y por tanto, siempre es el responsable de las falencias y debilidades que se producen en el manejo de los procesos administrativos y pedagógicos y es a quien acuden todos quienes se sienten perjudicados o afectados por las medidas que toma la institución, pero en pocas oportunidades es la persona a quien se le reconocen los éxitos y logros que se han producido en la entidad.

Varios organismos internacionales como la UNESCO han iniciado en estos años sendos estudios acerca de la situación de los directivos, por varias razones, en primer lugar, porque se reconoce que su estilo de liderazgo y su accionar son determinantes en el mejoramiento de la calidad de los centros educativos, en segundo lugar porque en los últimos años se han producido importantes cambios en la legislación educativa, los cuales han modificado el conjunto de atribuciones y responsabilidades de los directivos y en tercer lugar, porque se hace cada vez más evidente la necesidad de contar con procesos de formación de este personal para establecer una verdadera carrera profesional.En el Ecuador la situación cada vez se torna más crítica, porque, a los cambios que se han producido con la expedición de la Ley Orgánica de Educación Intercultural y su Reglamento General, se suman todos los cambios establecidos en el nuevo modelo de Gestión que pone en práctica el Ministerio de Educación, la falta de designación de directivos titulares en un gran porcentaje de instituciones educativas y la carencia de políticas públicas y de entidades dedicadas a la formación de este talento humano.

De manera que estudiar la situación de los directivos de la educación en el Ecuador es una necesidad imperiosa, porque, a más de reconocer la importancia de la función, es necesario hacer un diagnóstico situacional para que tanto la sociedad nacional, como los encargados de formular y desarrollar políticas públicas en la materia conozcan la realidad de este sector de la población educativa y puedan implementar en el futuro medidas apropiadas para solucionar y superar los problemas detectados.    

 

 

 

Quien esta en Linea

Tenemos 41 visitantes y ningun miembro en Línea